Un hogar llamado Tierra

Una de las palabras que más se escuchan hoy en día, estés en el país en el que estés, es “los extranjeros nos están quitando el trabajo”. Este comentario no es nada agradable y desde luego para nada correcto (ese es otro tema).

Está claro que hay algunas personas, que se dedican a la “mala-buena vida”, es decir, voy a vivir de las ayudas que se me ofrezcan y no voy a integrarme ni a buscar nada en el país al que voy. Por culpa de estos cuatro gatos, el resto de extranjeros tenemos que pagar después el pato. ¡Ojo! Esto pasa en todo el mundo y no es exclusivo de ningún país.

En la cuestión de las ayudas sociales, las personas extranjeras que lo solicitan no es por gusto, ni por ganas, ni por amor a la vagancia, es que se necesitan y desde luego en ningún país se regala nada a los extranjeros, nada es fácil, sea o no el idioma del país de destino igual al tuyo (como puede pasar en España y Sudamérica). La cultura es distinta y la forma de hacer las cosas también, etc. ES DISTINTO.

Lo que marca la diferencia cuando se llega a un país nuevo es cómo te reciben los lugareños. Algo de lo que estoy agradecida, aunque yo cuando me vine a Alemania estaba en una situación privilegiada en comparación con la mayoría.  Aquí me han hecho sentir en todo momento como en casa.

Un extranjero no es un enemigo, no viene a fastidiar ni amargarnos a todos la vida. Cuando cambias de país vas buscando una mejor calidad de vida, que tu país de origen no te puede ofrecer. Ya sea solo o en familia, siempre se busca lo mejor. No tenemos nada en contra de nadie ni venimos a robar. Somos personas que en todo caso necesitamos ayuda, consejo, una mano amiga que nos pueda guiar. La mayoría de ellos vienen sin nada más que ganas de trabajar para poder comer y tener una vida. ¿A caso no es eso lo que queremos todos? Cada uno lo consigue cómo y dónde puede y quiere.

Los comentarios que puse al principio tienen origen en el peor enemigo de la sociedad:

                                                           LA IGNORANCIA

Personas que luego de airear estos comentarios alardean de ser personas tolerantes.

Después de escuchar y vivir esta clase de cosas, pretendemos llevar a cabo la celebración del día de la Tierra, en el que se intenta concienciar sobre la conservación de la naturaleza, la contaminación, etc… Y reconocer a la Tierra como nuestro hogar. Ahí está la clave NUESTRO HOGAR, de TODOS.

¿Cómo vamos a celebrar y rendir homenaje a La Tierra cuando nos estamos menospreciando, discriminando y matando entre nosotros por culpa de unas líneas “arbitrariamente” puestas a las que denominamos fronteras? ¿Cómo vamos a rendir homenaje a La Tierra como nuestro hogar si la tratamos como si fuera una propiedad cuando es el Ser Humano el que pertenece a La Tierra?

Qué más dará que una persona sea del otro lado del Oceano, del barrio de al lado o del país vecino. ¿A caso no son Seres Humanos también con unos sueños, objetivos y ambiciones?

Bastantes “muros” nos pone la vida de por sí con sus cosas como para encima nosotros estar construyendo más muros, poniendo bombas y destruyendo con ello aquello que nos da la vida, la naturaleza, nuestro verdadero hogar.

Se supone que cuando estamos en nuestros años de aprendizaje estudiamos historia para que aprendamos a no volver a cometer los mismos errores, y no sólo se están volviendo a repetir, sino que son más graves y con peores consecuencias.

El ser humano mira al reino animal (al cual pertenecemos, por cierto) por encima del hombro considerándose una especie superior a todas las demás. Y la naturaleza no deja de demostrar una y otra vez que somos nosotros la causa de su deterioro, que somos nosotros los creadores de destrucción, sólo para que unos tengan más que otros, mientras que una mayoría se muere de hambre.

Sólo nos preocupa tener, tener y tener. Tener mejor móvil que el vecino, una casa más grande, una TV de más pulgadas, un buen coche. Todo ello para demostrar que eres más que otro y creer que eres alguien en la vida, y sin darte cuenta que todos vamos a terminar en el mismo hoyo. Da igual la nacionalidad, el color, el idioma, la cuenta bancaria, religión, etc.

La vida es relativamente simple, y nosotros no hacemos más que complicarla. Este tiempo tan preciado y breve nadie nos lo va a devolver, llegará un día en el que las luces se apaguen y lo hecho, hecho estará. ¿De qué te sirvió menospreciar al extranjero que vive en tu edificio? ¿De qué te sirvió tener ropa de marca? ¿De qué te sirvió no poner de tu parte para mejorar el medio ambiente con pequeños gestos sólo por pereza?

Lo mejor que puede hacer el Ser Humano para conseguir llegar a ser Más Humano, es empezar a dejar de competir y empezar a compartir, dejar de machacar al indefenso y empezar a ayudarnos unos a otros, dejar de hacerse rico a costa de la vida de miles de personas y lucirlo con orgullo para que TODOS empecemos a vivir de verdad. Hay que empezar a preocuparse por nuestro auténtico hogar, el que nos mantiene con vida. Tenemos que empezar a vivir y dejar vivir.

community-1751060__340

Malemania

Anuncios

4 comentarios en “Un hogar llamado Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s